Soy Thelma y ésta es mi historia.Prácticamente recuerdo poco de aquella fría noche, fue la primera vez que vi a mi madre y la última.

Ella sabía que iba a pasar en ese momento, sus ojos brillaban de amor pero su corazón latía con miedo, ya que en los siguientes instantes un ser despiadado iba a arrancarme de sus brazos. Entonces un extraño monstruo con una bata blanca y unos guantes de goma vino a buscarme. No pude despedirme, pero ese breve suspiro de tiempo que pude pasar junto a ella, fue suficiente para conocer el amor de mi madre. De pronto todo se puso oscuro, hasta que me encerraron en una habitación con una tenue luz que iluminaba unos ojos llorosos que se me acercaban, descubriendo su rostro. Era mi hermana Louise, yo aún no la conocía pero supe que era ella porque esa mirada la había visto antes, en mi madre. Había llegado allí unas horas antes que yo. Nos dimos calor mutuamente pero no logramos dormir. Amaneció y vimos que algo iba mal, nos costaba respirar y estábamos muy débiles. Íbamos a morir allí, lejos de nuestra madre, quién seguramente ya estaría en el cielo.

Cuando ya solo había oscuridad, llegó el mismo ser que nos encerró allí, pero no iba solo, le acompañaba alguien. Pude ver su interior, era un alma buena, como la de nuestra madre. Nos cogió en brazos y abandonamos ese infierno. Al día siguiente nos despertamos con los primeros rayos de sol, ya no hacía frío, se respiraba amor en la atmosfera y no estábamos solas, había más gente como nosotras, diferentes pero con las mismas ganas de vivir. Fue así como llegamos a nuestra nueva casa y conocimos a nuestra nueva familia. Encontramos nuestro pequeño trozo de cielo, cuando creíamos que ya estaba todo perdido.

Así fue como Thelma y Louise llegaron a nuestro refugio. Iban a ser producto alimentario para Navidades, pero enfermaron y las apartaron a su suerte. Como podéis ver la vida no es fácil, pero vale la pena luchar por ella.

Durante unas semanas estuvieron combatiendo un fuerte resfriado, recuperándose del pasado y conociendo la felicidad.

Tuvieron una segunda oportunidad y supieron aprovecharla. Gracias a ellas crecimos nosotros también como personas y les debemos mucho.

Esta publicación va dedicada a nuestra querida Louise, que cruzó el arcoíris y ahora nos protege y nos ama desde el cielo. Realmente la echamos de menos, pero si cerramos los ojos, sigue entre nosotros, jugando con Telma y con los otros habitantes del refugio.

Esta historia no acaba aquí, su legado permanece, y Thelma sigue acogiendo a más animales necesitados.

En el refugio se respira felicidad, amor, ganas de vivir, diversión. Es un ambiente ético y respetuoso hacia todo el mundo.

Thelma y todos los habitantes os invitan a venir a disfrutarlo, a aportar vuestro granito de arena, a pasar un buen día entre risas e historias y sobre todo a abrir nuestra consciencia para poder ver a través de los ojos de un animal, un mundo entero.

Thelma y Louise pudieron salir de un final trágico, no como su madre ni muchas otras familias que fueron y siguen siendo víctimas de la industria alimentaria.

 

 

Contacto

Camí vell de Sant Salvador s/n , El Vendrell, Tarragona, 43700
ver mapa en google maps para llegar...

mail: info@monlabassa.org

Horario

Sólo abrimos los domingos a las 11:00. Consultar Facebook por si hay incidencias.
Si eres una escuela escribe un correo para solicitar una excursión.

-MÓN- La Bassa